TuPsico.com

fondo Glosario Noticias Artículos y ensayos Contactar
 
Inicio Salud.Mental El uso de marihuana en la adolescencia podría tener efectos duraderos sobre el estado de ánimo y la ansiedad

El uso de marihuana en la adolescencia podría tener efectos duraderos sobre el estado de ánimo y la ansiedad
Jueves, 04 de Marzo de 2010 15:49

 

El uso de marihuana entre los adolescentes podría provocar cambios neurológicos en el cerebro en desarrollo que lleven a mayores niveles de ansiedad y estrés que podrían persistir hasta la adultez, según sugiere una investigación reciente con animales.

marihuanaAunque el hallazgo proviene únicamente de trabajo llevado a cabo con ratas de laboratorio adolescentes y adultas, y no se ha replicado aún en humanos, el trabajo sugiere que ciertos cambios problemáticos en los niveles de los vitales neurotransmisores serotonina y norepinefrina podrían seguir presentes mucho después de que se deje de usar marihuana.

"Aquí, la meta era sencillamente comprender el mecanismo neurológico que podría subyacer al fenómeno específico de depresión y ansiedad observado en estudios anteriores entre adolescentes expuestos al cannabis de forma crónica", explicó la autora del estudio, la Dra. Gabriella Gobbi, investigadora psiquiátrica del Instituto de Investigación del Centro Médico de la Universidad de McGill en Montreal.

"Y lo que encontramos en los animales con que trabajamos es que cuando los que habían sido expuestos al cannabis en la adolescencia llegaban a la adultez, tenían una actividad baja de serotonina, lo que se relaciona a conducta depresiva, y niveles altos de norepinefrina, que se relacionan con un aumento en la ansiedad y el estrés", continuó Gobbi.

"Esto significa", advirtió, "que la exposición al cannabis en la juventud parece causar cambios en el cerebro adulto. Y esos cambios tal vez sean irreversibles, incluso si se deja de consumir cannabis".

Los hallazgos del estudio se publicaron en línea el 5 de diciembre como avance de la próxima edición impresa de la revista Neurobiology of Disease.

Los autores señalaron que anteriormente ya se ha encontrado que el ingrediente principal de la marihuana, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), tiene un impacto sobre los receptores cerebrales que regulan la cognición y la emoción.

Además, señalan que el cerebro adolescente podría ser particularmente sensible tanto al uso de drogas como al estrés relacionado, dado que este es el periodo previo a la adultez durante el cual el cerebro y su composición neuroquímica experimenta reformación y reorganización sorprendentes.

Para evaluar el papel que el cannabis tal vez desempeñe en el desarrollo del cerebro adolescente, se administró a ratas adolescentes inyecciones diarias de cannabis en baja dosis (0.2 miligramos/kilogramos) o en alta dosis (1.0 miligramos/kilogramos) durante veinte días, un periodo que se calificó como de "exposición prolongada". Se sometió al mismo régimen a un grupo de ratas adultas, con fines de comparación.

Tras la exposición al cannabis, tanto el grupo de adolescentes como el de adultos pasaron veinte días sin drogas para permitir que se disiparan los efectos de la abstinencia, además de permitir una amplia variedad de pruebas cognitivas para medir los efectos a largo plazo de la exposición al cannabis sobre la ejecución de tareas y el estado de ánimo.

Los autores señalaron que para la conclusión del periodo de espera de veinte días, las ratas anteriormente adolescentes ya eran en efecto ratas adultas.

El equipo encontró que la exposición crónica al cannabis durante la adolescencia parece provocar actividad emocional anormal en la adultez, tipificada por el inicio de la depresión, una peor interacción social, una mayor ansiedad y un aumento en el estrés.

Además, Gobbi y colegas también encontraron una reducción en los niveles de serotonina en el cerebro adulto tras la ingestión a baja o alta dosis en la adolescencia, así como un aumento en los niveles de norepinefrina tras la exposición en dosis alta.

Sin embargo, al parecer las ratas que ya habían alcanzado la adultez al momento de la exposición crónica al cannabis experimentaron muchas menos reacciones nocivas que las encontradas entre las adolescentes. De hecho, observaron que las ratas adultas parecieron capaces de manejar con presteza, e incluso vencer, la mayoría de los impedimentos neurológicos que surgían como resultado de la exposición al cannabis.

"Nuestros hallazgos nos sorprendieron un poco porque no esperábamos ver un efecto tan potente sobre el cerebro adulto a partir del uso en la adolescencia. Fue un resultado muy significativo", afirmó Gobbi.

"En general, creo que la moraleja de este trabajo para la gente", aconsejó, "es que sólo porque es una planta no significa que la marihuana sea inofensiva. Se trata de una droga farmacológicamente activa, y debe usarse con conciencia".

Sin embargo, por su parte, el Dr. Adam Bisaga, psiquiatra de la adicción del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, minimizó la relevancia de los hallazgos.

"Creo que el valor traslacional de esta investigación es muy limitado, en cuanto a cuál podría ser la relevancia clínica para los humanos", advirtió Bisaga. "Traducir de modelos animales a humanos siempre es muy difícil. Sí, hay ciertas indicaciones de que esto podría ser importante para los humanos. Pero la mayor parte de los datos con pacientes con que estoy familiarizado sugieren que la mayoría de esos déficits por la exposición al cannabis son reversibles. Así que por ahora no estoy tan impresionado, aunque ciertamente es algo para estudiar más en los humanos", añadió.

"No se trata de algo nuevo", comentó. "Los profesionales clínicos saben bien que la exposición a grandes cantidades de cannabis en la adolescencia podría producir cambios duraderos en el funcionamiento y la reactividad emocionales en individuos vulnerables, como síntomas de ansiedad y depresión difíciles de tratar. Lo que este trabajo hace es intentar caracterizar los componentes de este síndrome de manera más precisa mediante el uso de modelos animales de reactividad emocional".

Fuentes: Gabriella Gobbi, M.D., Ph.D., psychiatric researcher, Research Institute of the McGill University Health Centre, Montreal; Adam Bisaga, M.D., assistant professor, psychiatry, Columbia University, and addiction psychiatrist, New York State Psychiatric Institute, New York City; Neurobiology of Disease, HealthDay

 

flash17

"No basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda y alegre" (Stefan Zweig).

Teléfono

679294398

Visitas:

¿Te gusta TuPsico?


[+]
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size