TuPsico.com

fondo Glosario Noticias Artículos y ensayos Contactar
 
Inicio Diálogos con el Espejo Diálogos con el espejo: el señor que no quería ser feliz

Diálogos con el espejo: el señor que no quería ser feliz

 

infeliz

Despertó una tarde de tantas sin muchas ganas, no tardó en despegar su cuerpo de aquellas sábanas nuevas, solo para comprobar que las categorías del mundo cobran diferentes valores según la situación geográfica del observador. No era uno de sus días buenos, pero tampoco malo.

El día cobrizo arañaba sus pupilas y las acariciaba a la vez, pensó si –realmente- era una buena opción enojarse, o bien, agradecer la belleza que podía apreciar. Sin tomar una decisión se vistió mirando de reojos por la ventana. Sonó el timbre del teléfono, no quiso atender, pues aún no sabía si estaba enojado… Allí encontró una excusa perfecta para decidirse: “maldito teléfono que no para de sonar”. Se enojó.

 

Una vez vestido, decidió salir a dar una vuelta.

En las películas cuando el protagonista se enoja sale a dar una vuelta y cuando vuelve a su casa se encuentra sereno, feliz… o casi feliz. Una ligera diferencia le obligó a dudar: en las películas, el protagonista cuando se enoja sale iracundo de su casa y en la puerta hay estacionado un descapotable que (además de tener la llave puesta y nadie se lo roba) le acompaña en el sentimiento. En este caso, no se cumplían las reglas del juego…

Ahora se sentía más completo, porque estaba enojado y también, se creía imbécil, ya que se permitió sentir que el Glossary Link motivo de su infelicidad era la ausencia de descapotable.

Miró su reloj con cara de desinterés y se dio cuenta que habían pasado dos horas desde el momento que salió de la cama. Estaba aburrido, y el mundo tenía la culpa…

Enojado, infeliz, imbécil y aburrido… suspiró, agarró el teléfono y decidió llamar a una mujer con la que había salido un tiempo. Una mujer que ahora estaba casada, sin descapotable, pero feliz… Luego de realizar tres intentos la mujer atendió. Charla superflua, el clima, que tal te va con tu marido, bien, los perros bien, la familia bien, y la mujer que pregunta: ¿Qué querés? Y él que responde: Nada…, saber que tal estás porque lo que más quiero en esta vida es que seas feliz… La mujer sin palabras, en sus adentros pensaba como es posible que una Glossary Link persona le haga tantos homenajes baratos al Glossary Link masoquismo… Fin de la conversación, la mujer dice: cuidate, que estés bien.

Las horas seguían pasando y en su casa, aquel hombre pensaba cómo el mundo era tan malo, cómo él podía estar sufriendo y los demás tan felices. Se sentó frente a un espejo y se lo preguntó.

Espejo: amigo…, la vida es así. ¿Es tan malo el mundo? ¿Los demás son felices, para que vos seas infeliz? Amigo, pensemos juntos: nadie te obliga a meter la cabeza en un balde de agua. Eso sí, si la metés no culpes a otras personas de que te ahogás, no pidas a la gente que se alimente de tus obstáculos. Mejor, pensá en esos obstáculos, y buscá estrategias favorables para sortearlos. Pensá que no puede ser posible, que seas infeliz porque otro haya encontrado lo que vos no sabés buscar. Quizá estés buscando en el lugar equivocado. Intenta ser persona,naciendo día a día en ti mismo, no en lo que hacen los demás. Sí la mujer se ha casado, es su vida y su historia. Construí tu vida, partiendo de vos mismo, no del recelo, la envidia, el enojo, el Glossary Link aburrimiento

El hombre, puso una sábana encima del espejo, ya no quería escucharlo… por hoy era suficiente. Volvió a mirar su reloj, la ventana ahora estaba teñida de un plata solitario, era de noche y había luna llena.

No lo pensó, salió a caminar. Esta vez, apagó el teléfono.

 

Autor: Ivanna Costa Letocar.

 

flash9

"Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena" (Paulo Coelho).

Teléfono

679294398

Visitas:

¿Te gusta TuPsico?

Mobile Switcher


[+]
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size